El Xeneize imitó una idea del Hamburgo de Alemania, pero alguien hizo mal la tarea.
Se vivió un clima de lujo en la Bombonera. Luego de la victoria por 2-1 contra Unión, se apagaron los reflectores y el estadio quedó a oscuras, creándose un cotraste perfecto con las luces que originaban los teléfonos celulares y los fuegos artificiales.

En medio de una fiesta para el recuerdo, la dirigencia decidió inaugurar un reloj gigante en el que todos los que concurran a la Bombonera podrán ver el tiempo que el conjunto de la Ribera lleva en la máxima categoría del fútbol argentino.
Se trata de una idea copiada al Hamburgo de Alemania, para sacar chapa de que es el único equipo que nunca descendió a la B Nacional (más allá de Arsenal, que lleva muy poco tiempo en la máxima categoría).
Todo venía muy lindo, pero parece ser que alguien no hizo la tarea. ¿Qué pasó? El Xeneize llegó a la Primera División hace 104 años (en 1913), pero el reloj marcó 112 años, haciendo referencia a la fecha de fundación de la institución.

“El reloj nos va a marcar los días, las horas y los años que hace que estamos en Primera División ininterrumpidos (sic)”, afirmó Verónica Varano antes de que presenten la nueva joyita. “Pemanencia ininterrumpida, desde el año 1905 y para siempre”, completó Ari Paluch.

Compartir