Google, Twitter, Apple y cientos de miles de usuarios de Internet celebran hoy el Día Mundial del Emoji, un festejo que desde 2014 oficializó el fundador de Emojipedia, Jeremy Burge, que homenajea el uso de estos símbolos creados por el japonés Shigetaka Kurita en la década de 1990, cuya originaria colección fue de 176 piezas y hoy superan las 2.500.
La cabeza de la tendencia mundial en Twitter, el hashtag #WorldEmojiDay recolectó hoy las publicaciones de cibernautas de todo el mundo, entre ellos Tim Cook, CEO de Apple, quien anunció los nuevos emojis que estarán incluidos en los sistemas operativos (en celulares y computadoras) de la gigante tecnológica desde fin de año, entre los que hay zombies, dinosaurios, hombres barbudos y mujeres que amamantan.

Por su parte, Twitter lanzó una encuesta para elegir el emoji especial para usar de forma exclusiva en esta celebración, que resultó ser la imagen del “dab”, un baile muy popular entre los youtubers que consiste en lanzar el brazo estirado hacia un lado y tirar la cabeza hacia el otro, con el brazo encogido. Con 59.000 votos, de entre más de 110.000, el emoji especial seleccionado puede ser visto en la plataforma por cualquier persona durante 24 horas en todos los tuits con los hashtags: #WorldEmojiDay, #emojiday y #dab.

El propósito de esta celebración online es promover el uso de los emojis y “difundir la alegría que generan en todo el mundo”, aseguró Emojipedia, la organización encargada de difundir información sobre estos signos. Asimismo, contó que antes del establecimiento de esta celebración, las personas solían referirse a esta fecha como el Día del Emoji porque es el día y mes que aparece en el ícono de calendario (que se ve, por ejemplo, en el teclado de WhatsApp).

La convocatoria a este festejo online no solo sumó adeptos de la tecnología o plataformas, como la publicación de Google sobre el rediseño de sus emojis, sino también a elementos del mundo físico, como el edificio Empire State de Nueva York, que se iluminará de amarillo en referencia a las tradicionales caritas sonrientes que forman parte de una de las primeras versiones de emojis. La popularidad de estos signos crece con la masificación de smartphones y plataformas de chat, y de a poco se instala en la cultura general.

Un ejemplo de ello se vio en octubre del año pasado, cuando el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York agregó a su colección los 176 emojis originales, creados en la década de 1990 por Kurita, inspirado en parte por un sistema de escritura japonesa. “Al principio fueron cerca de 200 y estaban vinculados con el tiempo, la comida, la bebida, los estados de ánimo y los sentimientos”, señaló Kurita.

Hoy existen 2.666 emojis en la lista oficial de la lista Standard de Unicode, la organización sin fines de lucro que se encarga de estandarizar la forma en que los signos de puntuación y los caracteres idiomáticos son representados por diferentes sistemas informáticos. Luego, a partir de esa base, empresas como Apple -la primera en incluirlos en sus teclados en 2011- o Google son libres de crear sus propios diseños para sus correspondientes sistemas operativos.

Para la especialista en Cultura y Comunicación e integrante del equipo Semiótica de las Mediatizaciones (UBA) Beatriz Sznaider “los emojis entran en la comunicación interpersonal en las redes sociales como un recurso de inmediatez”, pero “no recortan, sólo complejizan la comunicación”. “Nunca hay que pensar los fenómenos culturales nuevos como cortes con lo anterior. Podemos rastrear formas de comunicación a través de imágenes desde las pinturas rupestres, en los papiros, en los códices, en todo lo que fue la evolución de la edición de libros y luego de diarios y en todos los sistemas de comunicación visual”, analizó la especialista en diálogo con Télam.

Otra de sus funciones se ve en la aplicación Wemogee, que le permite a las personas con el trastorno de afasia comunicarse con otras a través de emojis: los usuarios pueden elegir de una lista de frases con emojis, y los receptores verán una respuesta en formato de texto. Para la lingüista e intérprete de lengua de señas Romina Aza, “los emojis resultan ser una herramienta realmente muy interesante para los trastornos del lenguaje como las afasias que puede ser motora denominada de Broca, o sensorial Wernicke”.

“Asimismo, podría significar una herramienta más de rehabilitación lingüística siempre junto a profesionales capacitados para otros trastornos del lenguaje e inclusive discapacidades cognitivas donde se ve comprometido el lenguaje”, señaló

Compartir