Un diez­ma­do Re­ga­tas dio pe­lea pe­ro no pu­do evi­tar su se­gun­da ca­í­da con­se­cu­ti­va en la Li­ga Na­cio­nal de Bás­quet­bol 2017/18. Ano­che lo su­pe­ró Fe­rro Ca­rril Oes­te, por 75-­67 en Ca­ba­lli­to.
El equi­po del par­que Mi­tre, que ya te­nía la ba­ja de Ja­vier Saiz (es­guin­ce de to­bi­llo), per­dió en po­cos mi­nu­tos de jue­go a Pa­o­lo Quin­te­ros y Le­e­mi­re Gold­wi­re, dos de sus prin­ci­pa­les ví­as de gol que acu­sa­ron le­sio­nes. Por si fue­ra po­co, San­tia­go Vi­dal tam­bién ex­clui­do de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra al in­cu­rrir en dos fal­tas téc­ni­cas (cas­ti­go com­par­ti­do con Ig­na­cio Ales­sio, in­ter­no del due­ño de ca­sa).
Así, se le hi­zo muy cues­ta arri­ba y aun­que clau­di­có re­cién en el tra­mo fi­nal, en­ca­de­nó el se­gun­do tras­pié des­pués del 86-­79 ad­ver­so an­te Bo­ca Ju­niors en el ini­cio de su es­ta­día en Bue­nos Ai­res.
Un pa­no­ra­ma som­brío de ca­ra a lo que se­rá el pró­xi­mo do­min­go 10 del ac­tual el de­but co­mo lo­cal an­te Obras Bas­ket.
Un pri­mer cuar­to in­te­re­san­te ju­ga­ron Fe­rro y Re­ga­tas. In­ten­si­dad, mo­men­tos de buen bás­quet y ca­te­go­ría en par de in­di­vi­dua­les co­mo las de Aa­ron Har­per, que man­tu­vo al lo­cal al fren­te en el mar­ca­dor, y Le­e­mi­re Gold­wi­re, en la vi­si­ta, que con 10 pun­tos prác­ti­ca­men­te se­gui­dos (2/2 tri­ples y 2/2 do­bles), po­si­bi­li­tó que los co­rren­ti­nos to­men el con­trol del jue­go y ga­nar el pri­mer cuar­to 19-­23.
Pe­ro en el se­gun­do pe­rí­o­do se fue des­vir­tuan­do el par­ti­do con las sa­li­das de Quin­te­ros y Gold­wi­re, más la ba­ja de Vi­dal. Am­bos se mos­tra­ron errá­ti­cos y la prue­ba fue que pa­sa­ron tres mi­nu­tos has­ta el do­ble de Bal­bi. El sco­re tu­vo pa­ri­dad, has­ta que un tri­ple de Aren­go le dio la ven­ta­ja a Re­ga­tas (36-­39) yen­do al des­can­so lar­go.
Los pro­ble­mas pa­ra Re­ga­tas se agu­di­za­ron en el com­ple­men­to an­te la es­ca­ses de per­so­nal. Aun­que una rá­fa­ga de Ha­rris per­mi­tió que la vi­si­ta sa­que má­xi­ma de ocho (42-­50), pro­me­dian­do el ter­cer seg­men­to. No obs­tan­te, sin un con­duc­tor na­tu­ral, Re­ga­tas per­dió cla­ri­dad y flui­dez en ata­que, y Fe­rro, des­gas­tan­do a par­tir de una ma­yor ro­ta­ción, en­con­tró dos tri­ples vi­ta­les de Gra­ma­jo pa­ra dar vuel­ta las ac­cio­nes y que­dar­se con el par­cial 56-­53.
En el úl­ti­mo cuar­to, Fe­rro lo ter­mi­nó re­sol­vien­do por de­can­ta­ción, an­te un Re­ga­tas li­mi­ta­do y que sin­tió sus au­sen­cias y la fal­ta de efec­ti­vi­dad, es­pe­cial­men­te des­de la lí­nea de sen­ten­cia. Gra­ma­jo fue de­ter­mi­nan­te, al igual que la se­gun­da uni­dad de Fe­rro, pa­ra lo­grar así su pri­me­ra vic­to­ria de la tem­po­ra­da.

 

FUENTE Diario época

Compartir