Un caso indignante ocurrió ayer con el saqueo a un comedor capitalino del que delincuentes se llevaron ollas, tubos de gas, cubiertos y una procesadora. Ante esta situación en la jornada del lunes no pudieron brindar el almuerzo tan esperado por los chicos que diariamente asisten. Esta mañana, la solidaridad llegó y dio un respiro, con donaciones de mercaderías y elementos por parte de vecinos y gente que se hizo eco de la triste noticia.
El comedor Pocho Roch, ubicado en Pizarro al 3131, del barrio Juan de Vera, sufrió el robo de importantes elementos como ollas grandes, tubos de gas, cubiertos, platos, vasos y una procesadora, por lo que no pudieron brindar ni el almuerzo y ni la merienda en el día de ayer.

María Luisa Barrientos, encargada del comedor contó a los medios que “hace 15 años que venimos trabajando en nuestro humilde comedor, gracias a todos los que colaboran. En la madrugada, entraron, rompieron las puertas, sacaron tubos de gas, ollas, cubiertos, platos, vasos, procesadora, cosas que nos sirven realmente porque hacemos la leche y la comida. También llevaron arroz y fideo”, comentó. “Los vecinos no escucharon nada, por eso creemos que fue esta madrugada mientras llovía”, manifestó.

Ayer el panorama fue desolador para María Luisa que se encontró con el comedor saqueado. En declaraciones radiales explicó: “Cuando llegó la señora que abre el comedor, alrededor de las 8 horas, encontró rotas las puertas y fue viendo lo que faltaba, habrá sido alrededor de las 8:39- 90 que ella vino” mencionó. Dijo además que lastimaron al perro que tienen para seguridad. “Tenemos alambre de púa y vidrio sobre el muro, así que no sabemos cómo entraron”, expresó.

María Luisa indicó que en el lugar comen alrededor 140 personas más o menos. “Le damos el almuerzo y la merienda”, enfatizó

Fuente Diario época

Compartir